Un punto de encuentro para aquellos que sufren cualquier forma de dolor crónico en su propio cuerpo y para quienes lo sufren como pareja, familiares, amigos o personal médico y sanitario. Un lugar abierto a quien desee exponer su caso o estudios o consultar sus dudas o realizar encuestas específicas o desahogarse… cómo y cuándo se quiera.

jueves, 4 de octubre de 2007

LAS PESADILLAS TAMBIÉN SUEÑAN


Despierto y todo ha pasado:

son horas y parecen siglos

desde que concluyó la era

del hierro, el rayo y el granizo.


Me visto con la mismas ropas

pero ahora son livianas y suaves,

casi masaje de pétalos para la piel,

de presiones y pliegues ya distantes.


No olvido las sillas de lacerantes sables,

perpendiculares a la carne los filos,

no olvido la serenata y los gritos del silencio

o de noventa grados con pendientes los caminos.


Los transeúntes ni más ni menos aprecian

aquello de lo que no se sienten recelosos,

leo su hipocresía, su miedo, su huída gestuales:

avanza el incendio por el bosque y corren todos.


Alzo la vista hacia los muros de las fachadas

donde en alguien desear la muerte es un argumento

para sanar de los dolores que corrompen

los rios, las redes eléctricas, las estructuras de su cuerpo.


Las veinticuatro horas abierto, siete días a la semana.

La síntesis del servicio óptimo y asequible

mas con cuchillas y clavos y espuelas y látigos

y cortocircuitos y marcar ganado al rojo triste.


Ventanas virtuales y ventanas naturales

de cuarto y mitad del verdadero cielo;

más el teléfono, más los sueños y los libros:

paisajes y viajes en diez metros cuadrados de latidos.


La boca seca de no usarla y de mascar espinas;

explosiones sin lava, terremotos sin ruinas:

¡cuánta fortuna la conversión en recuerdo yermo!

Y ahora casi con alas y el mundo sin cuitas.


Without pain et avec pain…

Renace la libertad de jugar con todo,

ansia de recuperar el tiempo sin demora

y caminar, bailar, amar y hacerme el loco.


La resaca lunar aleja lo ortopédico

y ya no importa la mala ergonomía.

Noches de duración optativa y relajante,

sin delirios de timbres, ladrones y tiranía.


Espejos sonrientes de dentífrica blancura,

sin huellas de ojeras y fruncidos ceños,

de canciones inventadas y duchas operísticas:

ser feliz con poco más que sentirme entero.


Así como si de la mítica cueva saliera

y la luz creciese a borbotones de las cosas,

reconociendo los rasgos de mi primera vida.

Así como hallarme libre y sin ser sombra.


Mi mente, ingrávida, casi roza la luna

y con claridad meridiana resuelve los dilemas:

el plomo que la nublaba y la sima que la lastraba

gaseoso se esfumó a través de boca, nariz y orejas.


Corrí y brinque cual gacela del Serengheti

ascendí por las paredes del Himalaya,

salté en parapente y salve rápidos en canoa

y descansé a la sombra de una higuera milenaria.


Cuando despierto nada ha acontecido

-soñé que soñaba intangible paraíso-:

cuando despierto la misma celda me ahoga

y los mismos cardos en mis entrañas se alojan.





_______________________________________________________________
Dolor crónico por problemas de espalda o columna, fibromialgia, esclerosis múltiple, artritis, artrosis, migrañas, oncológicos. etc; así como los problemas vitales y psicológicos que sufre el paciente y sus cuidadores.
Si deseas colaborar contando tu experiencia, publicando un artículo, realizar una consulta, sugerir un enlace, proponer una encuesta o cualquier otro tipo de participación, solo tienes que intentarlo. Somos muchos y no estamos locos.


Suscribirse a El Faro del Dolor




ARTÍCULOS RELACIONADOS



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Copyright © El Faro Del Dolor - Todos los derechos reservados.