Un punto de encuentro para aquellos que sufren cualquier forma de dolor crónico en su propio cuerpo y para quienes lo sufren como pareja, familiares, amigos o personal médico y sanitario. Un lugar abierto a quien desee exponer su caso o estudios o consultar sus dudas o realizar encuestas específicas o desahogarse… cómo y cuándo se quiera.

miércoles, 17 de octubre de 2007

DÍA MUNDIAL DEL DOLOR: VIVIR CON DOLOR

Reproducimos un artículo de la página CardioVascularMínima, donde se hace eco, con motivo del Día Mundial del Dolor, de lo que significa para las personas -y las sociedades- vivir con dolor crónico.

17 de octubre, Día Mundial del Dolor

Vivir con dolor

La OMS estima que el 20% de la población mundial padece dolores crónicos

El dolor es uno de los síntomas que más consultas provoca en los diferentes servicios de salud de las más diversas especialidades. Según los organismos internacionales dedicados al estudio y la lucha contra el dolor, una de cada cinco personas sufre dolores crónicos en todo el mundo. Además, una de cada tres no puede desarrollar una vida independiente. En el marco de la celebración del Día Mundial del Dolor el día 17 de octubre, vale la pena recordar la declaración de la Organización Mundial de la Salud (OMS): "el tratamiento y el alivio del dolor debería ser un derecho de todo ser humano".

El dolor de espalda y de piernas, la ciática, la artritis, las cefaleas recurrentes, el síndrome del dolor regional complejo, la angina de pecho refractaria, el cáncer y la enfermedad vascular periférica son causas frecuentes de dolor crónico. Pero muchas veces es difícil conocer la causa del dolor porque puede responder a varios factores. Puede aparecer inicialmente debido a una enfermedad o a una lesión, pero persistir por estrés, problemas emocionales, tratamiento inadecuado o señales de dolor anormales y persistentes en el cuerpo. También es posible que se produzca dolor crónico sin que haya una lesión o enfermedad previas o una causa conocida.

Hay varias enfermedades que a menudo se asocian con el dolor, como diabetes, trastornos vasculares, herpes zoster y la mayoría de los tipos de cáncer. Muchas veces el tratamiento controla la enfermedad o incluso la cura completamente, pero el dolor crónico persiste. Sin embargo, es un error creer que si la enfermedad causante del dolor no puede curarse, el dolor tampoco.

Dolor en el trabajo

El dolor crónico también puede afectar a la capacidad del enfermo para trabajar. Los trastornos musculoesqueléticos (TME) constituyen el problema de salud de origen laboral más frecuente, con millones de trabajadores europeos afectados en todos los sectores de actividad. Según datos de la Unión Europea, el 25% de los trabajadores de la Europa de los 27 se queja de dolores de espalda y el 23% lo hace de dolores musculares. Estos porcentajes se elevan al 39% y al 36%, respectivamente, en los nuevos países miembros de la UE, según datos facilitados por la Agencia Europea para la Seguridad y la Salud en el Trabajo.

En Estados Unidos el dolor crónico persistente que sufren los trabajadores de tiempo completo ha aumentado dramáticamente en los últimos 10 años, aunque estos trabajadores con dolores crónicos prefieren concurrir a sus trabajos antes que informar que están enfermos. De hecho, un estudio reciente reveló que el dolor crónico fue más común en el lugar de trabajo en el año 2006 que en el año 1996 (el 26 por ciento en contraposición al 19 por ciento), llevando a una creciente tendencia de presentismo (lo que significa un impacto negativo en el trabajo a pesar de estar físicamente presente).

Tratamiento

Lo primero que hay que hacer cuando se padece dolor es buscar un diagnóstico adecuado y una vez se tenga el diagnóstico tratar el dolor. La Medicina casi siempre puede permitir tratar el dolor y en un 98 % de los casos se puede controlar, pero puesto que el dolor es una enfermedad, hay veces que no se puede controlar o remediar.

La elección del tratamiento depende del tipo particular de dolor, de su intensidad y de la eficacia que han tenido otros tratamientos para aliviarlo. Son varias las opciones posibles:
  • Medicación
  • Estimulación eléctrica / neuroestimulación
  • Fisioterapia
  • Programas de tratamiento del dolor: bloqueo nervioso, neuroestimulación
  • Apoyo psicológico
  • Cirugía: cirugía reparadora, neuroablación
  • Tratamientos alternativos



_______________________________________________________________
Dolor crónico por problemas de espalda o columna, fibromialgia, esclerosis múltiple, artritis, artrosis, migrañas, oncológicos. etc; así como los problemas vitales y psicológicos que sufre el paciente y sus cuidadores.
Si deseas colaborar contando tu experiencia, publicando un artículo, realizar una consulta, sugerir un enlace, proponer una encuesta o cualquier otro tipo de participación, solo tienes que intentarlo. Somos muchos y no estamos locos.


Suscribirse a El Faro del Dolor




ARTÍCULOS RELACIONADOS



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Copyright © El Faro Del Dolor - Todos los derechos reservados.