Un punto de encuentro para aquellos que sufren cualquier forma de dolor crónico en su propio cuerpo y para quienes lo sufren como pareja, familiares, amigos o personal médico y sanitario. Un lugar abierto a quien desee exponer su caso o estudios o consultar sus dudas o realizar encuestas específicas o desahogarse… cómo y cuándo se quiera.

jueves, 25 de marzo de 2010

Los niños problemáticos padecen más dolor crónico en la edad adulta

Los resultados de este estudio, publicado en elmundo.es, el 17/03/2010, se pueden resumir en:

  • Estos menores tienen el doble de riesgo de padecer dolor crónico en la edad adulta.
  • La disfunción precoz del sistema neuroendocrino puede ser la causa de esta relación.
  • Pueden padecer también más problemas psicológicos de adultos.

Lo que no queda claro en el texto de la periodista ni en las declaraciones del director del estudio es qué se considera 'niño problemático¡ o 'niño malo', como califica el investigador. Desobediente, mentiroso, solitario, asocial... son los tipos usadas por la autora. ¿Serán también candidatos a sufrir más dolencias los niños rebeldes, contestones, que prefieran leer a jugar, niños gamberrillos o pillos -por citar algunos? Si al menos encontráramos en el artículo un enlace a la fuente podríamos tal vez delimitar cuáles han sido las características determinantes del estudio.



Los niños problemáticos padecen más dolor crónico en la edad adulta


Si de pequeño era usted desobediente y mentiroso, solitario e incapaz de hacer amigos es muy probable que de mayor sufra dolor de forma crónica. Ésta es la realidad que acaba de sacar a luz una nueva investigación llevada a cabo por científicos de la Universidad de Aberdeen (Reino Unido), dirigidos por Dong Pang.

"El dolor crónico afecta al 12% de los adultos y es una de las causas más frecuentes de discapacidad. Sabemos por estudios anteriores que las experiencias traumáticas en la infancia, como la hospitalización, la separación de la madre o los accidentes de tráfico, están relacionadas con una mayor incidencia de dolor en la edad adulta. Adicionalmente, ciertos aspectos del comportamiento infantil se han asociado con más riesgo de dolor en los niños, pero hasta ahora ningún estudio había evaluado los efectos a largo plazo de la mala conducta. Nuestro estudio ahora los demuestra", insisten los autores del trabajo.

En declaraciones a ELMUNDO.es el doctor Dong Pangm ha insistido en que "el historial de comportamiento de un niño es un marcador precoz de cómo el dolor crónico se 'extiende' en algunos individuos".

Publicada en el último 'Reumatology', la investigación ha sido llevada a cabo con 18.558 niños que nacieron a lo largo de una semana en 1958 en Escocia, Inglaterra y Gales. La recopilación de la información sobre el comportamiento de los participantes fue posible gracias a las entrevistas realizadas a sus padres y profesores cuando los infantes tenían siete, 11 y 16 años.

Posteriormente, cuando los menores tenían 42 años rellenaron un cuestionario sobre si sufrían o no estrés psicológico. A los 45, completaron otro sobre dolor físico.

"Los niños con problemas persistentes de comportamiento (a los 7, 11 y 16 años) tenían el doble de riesgo de padecer dolor crónico a los 45 años que aquellos sin este tipo de actitud", determina el trabajo. Este riesgo fue similar para los que se portaron mal en la adolescencia (11 y 16 años).

Los investigadores afirman que no sólo la mala conducta se relaciona con las molestias físicas a largo plazo. "Otros problemas de los adultos, que se asocian con problemas de comportamiento en la niñez y que incluyen problemas psiquiátricos de larga duración, como ansiedad, depresión, abuso de sustancias o pensamientos suicidas, también se relacionaron con un riesgo más elevado de dolor.

El científico Pang reconoce que las causas últimas de la relación entre ser un 'niño malo' y sufrir dolor al llegar a la edad adulta se desconocen, una "este estudio nos ayuda a entender los factores en la infancia que pueden llevar a alguien a obtener una trayectoria de mala salud, incluyendo dolor crónico. La interrupción del eje hipotalámico-hipofisario-adrenal es un posible marcador biológico que podría ayudar a identificar a las personas en alto riesgo de oadecer dolor crónico. De esta forma podríamos hacer prevención".

De hecho, reconoce que "las primeras experiencias vitales, como el estrés emocional, pueden tener un impacto permanente en el sistema neuroendocrino, lo que a su vez conduce a problemas de conducta en la infancia y a dolor en la edad adulta, así como a otros problemas mentales".

Es probable también "que el mal comportamiento continuo incremente el riesgo de mala salud psicológica al llegar a adultos, lo que se relaciona con molestias físicas", agrega. En el trabajo se insiste además en que la relación entre mala conducta infantil y dolor crónico se produjo con independencia de otros factores que pueden alterar los resultados.







TELEVISIONES EN DIRECTO tu web de televisión on line


_______________________________________________________________
Dolor crónico por problemas de espalda o columna, fibromialgia, esclerosis múltiple, artritis, artrosis, migrañas, oncológicos. etc; así como los problemas vitales y psicológicos que sufre el paciente y sus cuidadores.
Si deseas colaborar contando tu experiencia, publicando un artículo, realizar una consulta, sugerir un enlace, proponer una encuesta o cualquier otro tipo de participación, solo tienes que intentarlo. Somos muchos y no estamos locos.


Suscribirse a El Faro del Dolor




ARTÍCULOS RELACIONADOS



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Copyright © El Faro Del Dolor - Todos los derechos reservados.