Un punto de encuentro para aquellos que sufren cualquier forma de dolor crónico en su propio cuerpo y para quienes lo sufren como pareja, familiares, amigos o personal médico y sanitario. Un lugar abierto a quien desee exponer su caso o estudios o consultar sus dudas o realizar encuestas específicas o desahogarse… cómo y cuándo se quiera.

martes, 22 de julio de 2008

Alivio real para la artritis

Alivio real para la artritis

M. Guisasola (HOYMUJER.COM)

Alivio real para la artritis

Autor: EL CORREO

Hasta la llegada de los fármacos biológicos, los pacientes sólo tenían un alivio parcial de sus síntomas. Ahora la solución es efectiva. El gran avance en reumatología son los medicamentos producidos por organismos vivos.

Acababa de cumplir 18 meses, pero mi hija no caminaba, lloraba a veces al intentar gatear y yo, como es lógico, estaba muy preocupada”, cuenta Rocío, funcionaria cordobesa de 29 años. “Cada vez que iba al pediatra se lo comentaba, y él me contestaba que no cayera en la histeria típica de la madre primeriza. Me decía que hay niños que no empiezan a andar hasta bien cumplido el año y medio. Y yo pensaba que algo le pasaba a Laura; que aquello no era normal, que mi hija tenía algún problema”.

A los 20 meses, Laura no sólo seguía sin andar, sino que Rocío empezó a notar otros síntomas. “Estaba apática, como aletargada; un día le vi un abultamiento en un dedo del pie. En ese punto y hora, decidí consultar a un especialista”. Fibrosis quística, retraso en el crecimiento, cáncer, leucemia... fueron considerados y descartados. Finalmente, llegó el diagnostico: artritis idiopática juvenil poliarticular, que afecta a los niños en al menos cinco articulaciones y está considerada como una de las formas más graves de artritis juvenil. “Laura tenía un total de 12 articulaciones inflamadas en rodillas, muñecas, codos, dedos de pies y manos”, explica Rocío, recordando todavía con angustia aquellos horribles días de incertidumbre.

NUEVO TRATAMIENTO

La enfermedad conllevaba, además, otros problemas. Los análisis daban anemia y velocidad alta. Laura no conseguía estirar los codos ni la rodilla izquierda, y a pesar de las gotas de antiinflamatorio cada seis horas, a menudo se despertaba llorando en plena noche. Tras una inyección de corticoides (potente antiinflamatorio, pero lamentablemente no exento de efectos secundarios) aplicada varios días después, la pequeña salía andando del hospital. “Hoy mi hija tiene 12 años, y siempre sufro al pensar que su infancia ha transcurrido entre pastillas, pinchazos y continuas visitas a médicos...”, confiesa Rocío.

Ahora la propia Laura habla muy ilusionada del nuevo tratamiento que le están suministrando y del que, asegura, “hasta me ha cambiado el humor, según me dicen todas mis amigas”. Perteneciente a una familia de medicamentos denominados biológicos, funciona bloqueando el TNF-alfa (siglas de Factor de Necrosis Tumoral), una proteína en buena parte responsable de la inflamación presente en las enfermedades autoinmunes.

APROBADO EN EE.UU.

“Aunque nuestra experiencia es más amplia en adultos, el empleo de bloqueadores del TNF en niños mayores de cuatro años afectados con artritis juvenil poliarticular es posible desde hace unos años”, explica la dra. Rosario García de Vicuña, reumatóloga del Hospital de la Princesa de Madrid y Presidenta de la Sociedad Española de Reumatología. “En Europa, etanercept (una molécula compuesta de una porción de una inmunoglobulina humana unida a dos receptores del TNF) es el único medicamento biológico aprobado para tratar la artritis poliarticular en niños, y se espera que, en meses venideros, sean aprobados otros fármacos de la misma familia. Adalimumab, el medicamento que ahora recibe Laura, ya está aprobado por la agencia americana del medicamento (FDA, siglas en inglés de Food and Drug Administration) en EE.UU, y se espera su próxima aprobación en Europa”. La gran diferencia de los fármacos biológicos es que, a cualquier edad, actúan no sólo en la inflamación de las articulaciones, sino en la fiebre, la pérdida de peso y apetito o en la inflamación ocular asociadas a la artritis.

MENOS PINCHAZOS

“Su efecto en los niños es doblemente beneficioso, porque ayudan a evitar la pérdida de calcio en los huesos y pueden restaurar el ritmo de crecimiento, sobre todo en niñas, que se ve a menudo frenado por esta patología”, explica la dra. García de Vicuña.

Administrado por inyección subcutánea, Laura declara que no teme el pinchazo quincenal (con pluma precargada) del medicamento biológico que le ha prescrito su reumatólogo. “Llevo tantos pinchazos encima, que esto para mí es como beber un vaso de agua”. Aunque debe seguir con sus controles periódicos y las secuelas en los tobillos no le permiten ser la más rápida de la clase, ya no se queda en casa cuando sus amigas van de excursión. Lo mejor: no recuerda cuándo tomó la última pastilla para el dolor.

RETRASO PELIGROSO

De las seis variantes de artritis idiopática juvenil existentes, la forma poliarticular es una de las más severas. Si a los 16 años no ha alcanzado la remisión (periodos sin brotes ni síntomas), evoluciona como una artritis reumatoide. Uno de los factores de mal pronóstico es el retraso en la derivación a un especialista. La detección precoz es fundamental, puesto que si no responden a tratamientos convencionales, hoy los médicos disponen de nuevos tratamientos, altamente eficaces en la mayoría de casos.

TELEVISIONES EN DIRECTO tu web de televisión on line


_______________________________________________________________
Dolor crónico por problemas de espalda o columna, fibromialgia, esclerosis múltiple, artritis, artrosis, migrañas, oncológicos. etc; así como los problemas vitales y psicológicos que sufre el paciente y sus cuidadores.
Si deseas colaborar contando tu experiencia, publicando un artículo, realizar una consulta, sugerir un enlace, proponer una encuesta o cualquier otro tipo de participación, solo tienes que intentarlo. Somos muchos y no estamos locos.


Suscribirse a El Faro del Dolor




ARTÍCULOS RELACIONADOS



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Copyright © El Faro Del Dolor - Todos los derechos reservados.